miércoles, 10 de junio de 2015

El entredicho

Quedarán formas entre dichas a merced de las sombras, ahí donde la cabeza dibuja las líneas que faltan y la falta se vuelve morbo. En la dulce frontera entre libertad y libertinaje, el animal ruge cuando la carne susurra fuerte. Cuando las dudas magnifican del todo el cuerpo, deseando, la retina cruje. Se cruzan las miradas y la respiración se pierde, donde se buscan las caricias y el contacto nos urge.

lunes, 8 de junio de 2015

Métaforas

Al final lo más hermoso de tu arte es que sea de los demás siendo estrictamente tuyo. Pues la soledad se comparte estando juntos y ningún número lleno jamás el vacío uno.
Las palabras y las imagenes son solo eso, fragmentos de secretos inexplicables. Confesiones de cobardes expresados con el valor del héroe. Un poco como las travesuras de niños valientes orgullosos. Un poco como los deseos mudos inconfesables de los adultos que son amigos y a ratos no quisieran serlo.
Usamos metáforas para sacar el metal fuera.

jueves, 23 de abril de 2015

No hay pared que aguante


Días que no tienes nada que decir y has de sacar la fuerza de detrás de la máscara.
Cuando la cáscara de nuez retumba con eco de catedral y por mucho que vayas a gritar la voz te falta. Al menos por dentro.
La sonrisa dirá "todo va bien", posando eres un diez.
Tu, niño duro, o tu chica diamante.
Pero de tu a tu, detras del muro, sin ilusión, no hay pared que aguante.

martes, 21 de abril de 2015

Paralelogramo

Hay una noche de pasión por consumir en cada línea de su cuerpo. Puedo caer muerto mientras ella, idiotamente infeliz, parece usar espejo deformante de retina para minimizar los estragos de su fuego. La brutalidad de su sencillez es animal. Ninguna fiera sabría salir sin luchar de las redes de su pelo al despertar. Sinceramente, a veces es mejor darse por derrotado, o tirarse de cabeza. Cambiaba un mundo entero por el tacto de sus pies bajo la sábana mientras aún duerme, enredándome con la delicadez de su rostro en las primeras cortinas de luz tenue. Una vida entera por su primer segundo, la eternidad a cambio del primer desgarrar del párpado sobre su ojo.

Es tan frágil que da reparo acariciarla de la yema de los deseos. Mirarla con los dedos. Maldita ella y su dulce contradicción! Inocente prende llamas, ingenua intensidad, fractura tejanos, con la curva de sus senos.

Sacar lo mejor y lo peor es un don que tiene. Mientras se siente débil, yo, como tantos, quisiera abrazarla tras consumirla, consumirla, abrazarla y repetir y cambiar el orden y volver a empezar y a la inversa y repetir... ella tan intensa y todo tan confuso.

Equidistantes ambivalencias. Simétricas contradicciones. Su peor defecto saca lo mejor de ella. Lo mejor de ella es su peor defecto.

Anonadados por cientos de sus pies al arco de su ceja, pendientes de sus labios de pato con bolis de adorno. Nadie puede luchar contra quien convierte chispas en incendios poniendo caras que nos dejarían a otros por imbéciles. Justas oposiciones, paralelogramo.
Lo que odias de ti cada dia lo deseo cada noche con cada órgano.

jueves, 16 de abril de 2015

Amada meta

Mi dulce, el mundo no es tan negro, los diafragmas sensibles como nosotros necesitan de claridad. No hay destello que no sea tenue ni sin opacidad, cuando el fotógrafo es exigente, ni toda la luz es bastante. Donde alces la vista alcanzarán tus ojos poliya. La montaña rusa no condiciona tus aleteos, todo sube y baja, aunque sean anhelos mudos puedes bailar desnuda y despreocupada alrededor de la bombilla. Porque al final el arte no es temer, sino disfrutar del por venir. El camino se hará barranco en cualquier instante, disfruta de la vista no de lo que quede distante por decir. Porque intentar, intentamos todos y sonreimos pocos, porque olvidadizos olvidamos que lo mejor del esfuerzo es caminar el alma quieta. Y no el resultado ni la amada meta.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Gritar en mute

En mis mundos mando yo, aunque reines tu. Mis palabras no tienen dueño a diferencia de tus bragas. Si hablo de tus muslos y no lo deseas, aparta la mirada, si puedes. Mi deseo entiende de bozales lo que los tsunamis. Puedes tratar de cabalgar la ola pero por muy fuerte que remes la ola te cabalgara a ti. Al mar no lo paras con las manos, si pretendes no mojarte, es mejor huir. Como no vas a dejarme tocarte sin tocarte antes si pretendes que me calle y no he de dejarte de escribir?
Estas mas perdida que una brújula en un campo de imanes minúsculos, y en el kaos yo te sigo, haciendo ochos entre jerarquías de valores y sentidos contrarios mayúsculos.
Me pides a ratos atención y nos buscamos entre las sombras de los pliegues de las sabanas. Pero he de callarme las cerdadas que deseas. Y las deseo yo más. Las aplico tanto, que de instintos básicos hago ríos de tinta. Todo esto es ilógico. Te prometí un despertar entre tus muslos, unos buenos días donde las intimidades hunden.
Nos gritamos en mute los gemidos que nos unen.

Cambiaba el finde

Daba el resto del finde con tal de verte en el andén al bajar del tren, me pasaré el viaje rezando. Bajare del ave y será como las llamadas que no llegan, salvo que esas las prometiste y no verte será responsabilidad mía. Te odio por ambas. Es más fácil odiarte que contenerme, aunque te adore y todo sea broma. Salvo los nudos. Los de no leerte cuando apetece, los de no verte cuando apetece, y los de saberte lejos o cerca, manteniéndote lejos con excusas. Que le jodan al finde, lo cambiaba todo por verte al bajar del ave.